Omitir


A veces prefiero mentir, mostrar algo falso, irreal, antes que la propia verdad. Simplemente prefiero mostrar una sonrisa antes que una lagrima. Problemas tienen todos, todos los días. Sonriendo los demás te ven bien, no es el camino fácil, la mentira y nada más. Por el contrario, no es fácil sonreír cuando el mundo se cae a pedazos, sino que hay que seguir porque cada instante es una oportunidad, sin importar que tan mal marche la vida. Hay que mirar para adelante sin dejarse derrumbar, guardar las lágrimas para cuando realmente no haya salida. No es mentira. es saber que nada golpea tan duro como para no poder poner una simple sonrisa y que el mundo no indague.

1 comentario:

Francisco M. dijo...

La importancia de la sonrisa es increible como bien sabrás, sonríe y el mundo estará contigo que cuando llores ya tendrás tiempo de estar solo.

Gracias por el artículo,
Un saludo,
Francisco M.