Amor


No dependas siempre de lo que dicte el corazón, a pesar de los malos momentos y el dolor, no aprende. Olvida que tiene cicatrices que van a volver a doler con un palpitar acelerado quizás a consecuencia de un simple cruce de miradas que la mente, como una nueva ilusa, hace conjeturas que tal vez no existen. Como adictiva droga el corazón ama sin tener en cuenta arruinarnos hasta lo más profundo, haciendo creer que quizás esto que llaman vida tuvo sentido alguna vez, ignorando que estamos destruyéndonos de pies a cabeza.


No hay comentarios: