Aperire


Después de tanto mirar al frente, hoy puedo mirar hacia atrás. Aquel día de Abril apareció en mi vida cambiando todo de repente y poco a poco, sin siquiera saberlo. Aquellas tristezas que tanto profundizaba en lo más recóndito de mí, se fueron haciendo transparentes. Con el tiempo aprendí sobre la importancia de dejar de lado las supersticiones, sobre como estas nos manipulan y no nos dejan vivir de lo esencial. A veces nos aturde la existencia el saber que lo dejaríamos todo por el otro, y así como así, nuestra vida resta importancia dependiendo de la de otro. Pero el afecto de ese otro no nos permitiría nunca que eso pase, porque siempre estará su amor manteniéndonos en pie. Buscando darnos suficiente cariño para con un abrazo unir cada parte de uno cuando cree desmoronarse. Poder seguir sonriendo sabiendo que en el pasado queda el miedo, que a veces existe. Y comprendo que lo que a veces parece hundir, nos salva.

No hay comentarios: